En 2021 se prevé exista una aplicación que permita, con una sola foto, descubrir que el reloj de lujo que se ha adquirido es auténtico o falso. Es por algoritmo, dicen desde Origyn, que no por blockchain clásico con certificado.

Se trata de una fundación suiza sin ánimo de lucro, su nombre es Origyn, al igual que su proyecto, y su objetivo, “asociar tecnologías descentralizadas a la inteligencia artificial (IA) y al aprendizaje automático (o machine learning, ML) para revolucionar la lucha contra las falsificaciones“. Para hacerse una idea más clara, la solución creada por Origyn es una tecnología de certificación numérica que autentifica los productos de lujo en un instante. Basta con tomar una foto de la pieza que concierne con la ayuda de una aplicación para un smartphone clásico. Por primera vez en la historia de la relojería, un reloj saca provecho de su propia biometría y representa su identidad y unicidad.

Durante los últimos diez años, hemos visto el desarrollo de soluciones blockchain para marcas de lujo. Sin embargo, todas tenían el mismo problema: el reloj tenía que ir acompañado de un documento (o un certificado en formato de tarjeta de crédito) que lo autentificara. Este no es el caso de Origyn. Simplemente tome una foto del reloj con su teléfono inteligente para ver de inmediato si es original o falso. Es como Shazam, ¡pero no para música, sino para relojes!– explica Vincent Perriard, cofundador de Origyn-. Además, nuestra solución no es intrusiva para el sector del lujo (relojería, marroquinería, arte, etc.), ya que se basa en el reconocimiento de imágenes”.

Dicen sus responsables que el poder y el enorme potencial de la tecnología de Origyn radica en su algoritmo, que combina inteligencia artificial y aprendizaje automático. Esta combinación permite identificar y autentificar rápidamente un reloj mediante el análisis de numerosos puntos de referencia capturados por firmas visuales y/o sonoras de su movimiento. Las marcas se involucran en ello desde el origen del reloj, generando el “clon digital”, inviolable e imposible de falsificar, del mismo. También será posible incluso autentificar relojes o cualquier otro artículo de lujo en el mercado de segunda mano.

El protocolo Origyn asegura cada ‘clon digital’ de manera inalterable y cronológica. Sus propiedades intrínsecas permiten una operación transparente y segura en un ecosistema abierto y descentralizado, desprovisto de una autoridad supervisora central. Las reglas intrínsecas del protocolo son inviolables y solo pueden ser modificadas por el consenso de sus principales actores”, aseguran. Dicho protocolo, afirman, se basa en la “Computadora de Internet”, la llamada segunda generación pública de la nube. “Permite a Origyn respaldar un sistema de gobernanza verdaderamente revolucionario y complaciente, en el que se pueden reimplementar tecnología. Dentro de este sistema, todas las marcas de lujo siguen siendo independientes y tienen sus propias identidades sólidas, mientras participan en la gobernanza de este futuro estándar universal. Esta tecnología abierta, esta gobernanza flexible y su economía basada en “tokens”, sin mencionar la propia fundación, son fundamentales. Como fundación sin fines de lucro, Origyn se centra principalmente en crear y mejorar una plataforma de autentificación universal”.

La aplicación para smarphone de este nuevo estándar digital de certificación todavía no está en el mercado. Sus promotores esperan que el gran público pueda acceder a ella el próximo año, en 2021.

Abrir el chat