Wempe, la firma de alta joyería y relojería fundada en 1878, nos regala varios consejos de experto para que nuestras perlas vuelvan a lucir un aspecto renovado y fresco.

Todavía nos acordamos de cómo las perlas se asomaron tímidamente para colarse entre las tendencias no sólo de joyería, también de moda. Hasta hoy, consolidadas como una de las tendencias en más auge mientras que, al mismo tiempo, mantienen esa esencia atemporal que tanto las define. Estos días de confinamiento son perfectos para darle una vuelta al joyero familiar y ponerlo al día, por lo que Wempe, la firma de alta joyería y relojería fundada en 1878, nos regala varios consejos de experto para que nuestras perlas vuelvan a lucir un aspecto renovado y fresco.

El valor de una perla depende de cinco aspectos: lustre, superficie, color, tamaño y forma. Además, existen perlas de diferentes colores, teniendo en cuenta también que la ubicación del cultivo es decisiva. Las más relevantes son las perlas Akoya, las perlas de los Mares del Sur, las perlas de Tahití y las de agua dulce. En definitiva, esta joya es una gran tesoro que guarda, entre otras cosas, historias familiares ya que se trata de un clásico de la joyería que suele transmitirse de generación en generación, aunque también es esa pieza de joyería que ha sabido adaptarse a los últimos tiempos para conquistar también a las generaciones más jóvenes, incluso, aunque mantienen esa clásica etiqueta que la define, también han encontrado la fórmula para romper las reglas y olvidarse de las etiquetas. Por lo que es muy probable que muchos de nosotros tengamos alguna joya de este tipo en nuestro joyero, y los consejos de Wempe son perfectos para lucirlas eternamente:

Consejo 1: La mejor manera de preservar y mejorar el brillo de las perlas es usarlas directamente sobre la piel.

Consejo 2: Las perlas son muy sensibles a su entorno y pueden rayarse con facilidad. Por este motivo, deben mantenerse separadas de otras piezas de joyería, por ejemplo, en una bolsa de seda o funda.

Consejo 3: El perfume, los cosméticos en polvo o la laca para el cabello pueden despojar a una perla de su brillo. Cuando te quites las perlas después de usarlas, límpialas suavemente con un paño de lana suave y un poco de agua para eliminar los residuos de la piel y los productos cosméticos. Atención: no utilizar productos químicos o agentes que contengan sustancias ácidas.

Consejo 4: La luz solar seca la capa superior de la perla, lo que hace que la perla pierda su brillo. Por lo tanto, es recomendable no usarlas en determinados momentos, por ejemplo, cuando  hacemos deporte o tomamos el sol.

Consejo 5: Con el uso, especialmente, los collares suelen aumentar su holgura, por ello, es recomendable revisarlos una vez al año. Wempe dispone de un servicio de mantenimiento para, sí es necesario, anudar de nuevo las perlas de manera individual y a mano.