Es muy posible que estemos ante una nueva forma de vender y de consumir.

Hermès reabrió las puertas de su boutique en Guangzhou (Cantón) con unos resultados inesperados pero, al mismo tiempo, esperanzadores. ¿Ganas de consumir post-cuarentena? En un momento en que el la mitad de los consumidores chinos podrían empezar a recuperar su habito de consumo en el sector del lujo a partir del 2025, y cuando la pandemia plantea muchas dudas sobre el futuro del turismo, Hermes bate un récord en ventas con 2.5 millones en un día.

Un espacio comercial reinventado

Hermès inauguró el pasado 11 de abril una nueva ubicación en el atrio del centro comercial Taikoo Hui. 511 m2 distribuidos en dos niveles que ofrecen una experiencia de compra original, en un ambiente armonioso y cálido. Combinando las tradiciones locales y el espíritu innovador y dinámico de Guangzhou con la creatividad y las habilidades excepcionales de la casa, Hermès volvió a la normalidad por todo lo alto, ilustrando de una manera muy concreta una política de reapertura donde prima la innovación.

No sólo el establecimiento renovado fue la novedad, si no que entre los productos destacaron bolsos especiales, incluido el icónicos Birkin con diamantes, zapatos, muebles, vajillas, artículos de cuero…

¿El resultado?

2.5 millones de ventas en un solo día, después de su reapertura y tras el periodo de confinamiento ocasionado por el coronavirus.

El sector del lujo europeo contiene la respiración y espera que estos datos les devuelvan la esperanza de una rápida recuperación tras el COVID-19. Y es que es evidente que las cosas han cambiado, que esta pandemia hace que el consumidor piense y se comporte de otra manera, por lo que cambiar es ahora el deber de todos. Es necesario buscar nuevas maneras de vender, que ofrezcan experiencias que hasta ahora no se habían ofrecido; es necesario que el consumidor sienta que necesita comprar ciertas cosas ya que nos encontramos ante esa balanza en la que luchan las ganas de consumir post-cuarenta, y un comportamiento reacio a gastar. Qué gane un lado o el otro, depende, en gran parte, de las empresas y marcas. Es muy posible que estemos ante una nueva forma de vender y de consumir.

La positiva reacción de los clientes chinos ante la reapertura de la tienda en este centro comercial, ha supuesto un empujón moral para el sector del lujo pero también ha sido como una especie de lección para lo que puede estar entre nuestros planes a la hora de volver a la normalidad. Nuevas experiencias, productos exclusivos y originales… Según los expertos en lujo, la compra de artículos de lujo se ha convertido ahora en una inversión.

Durante la cuarentena

El Grupo Hermès anunció hace unos días su voluntad de apoyar a sus 15.000 empleados en todo el mundo manteniendo sus salarios, cuyos pagos afronta recurriendo a sus reservas de efectivo a fin de no tener que solicitar las ayudas que ofrece su gobierno para combatir los estragos económicos causados por el Covid 19. Además, ha donado 20 millones de euros a varios hospitales públicos de la región de París, 30 toneladas de desinfectante para manos producidos en su planta de fabricación de fragancias en Vaudreuil y más de 31.000 mascarillas.