Diamantes

La palabra diamante viene del latín y ésta del griego adamas.

Está compuesto por carbono puro cristalizado y es muy duro (índice 10 en la escala de dureza Mohs, que va de 1 a 10).

La palabra diamante significa etimológicamente inalterable, lo que no es nada sorprendente dada su muy elevada dureza.

Sus propiedades físicas están entre las más elevadas de todas las piedras utilizadas en joyería.

Estructura

El diamante es un mineral compuesto de carbono, es la piedra preciosa cuya composición es la más simple, otras piedras preciosas son todas compuestas. El diamante tiene a veces rastros de nitrógeno que pueden ir hasta el 0,20 % y una proporción muy pequeña de elementos extraños.

El cristal de diamante se habría formado por la repetición y el apilado en las 3 direcciones del espacio de átomos de carbono que se podrían comparar con tetraedros cúbicos cuyo centro concentraría la masa del átomo y en los que los 4 vértices tendrían un electrón. Cada átomo está vinculado, enganchado a otros por enlaces muy fuertes y muy cortos.

Estos enlaces son covalentes y cada centro de estos átomos está distanciado de su vecino solamente por una distancia del orden de 1,54 ángstrom, es decir 0,000.000.154 mm. Dado que los enlaces atómicos del diamante son muy cortos, esto explica en parte su gran dureza.

El grafito, que también está compuesto por carbono, es un mineral blando. Al contrario que el diamante sus átomos están bastante alejados unos de otros y están débilmente vinculados. Si se comparan estos dos minerales (diamante y grafito), que están ambos compuestos de carbono, el resultado es sorprendente: uno (el diamante) es muy duro y el otro (el grafito) es muy blando.

Morfología

Los átomos están dispuestos regularmente en un mineral cristalizado como el diamante, tienen direcciones privilegiadas que le confieren propiedades particulares y se presentan bajo forma poliédrica, por lo que podemos llamarlo cristal.

Las caras de este cristal son desplazadas paralelamente a si mismas en el momento de su crecimiento.

El diamante cristaliza en el sistema cúbico (ver más adelante la definición de este término) y sus formas cristalinas son pues numerosas, las principales son:

Morfología cristalina del diamante en bruto:

  • el octaedro presenta: 8 caras triangulares, 12 aristas, 20 vértices.
  • el dodecaedro presenta: 12 caras pentagonales, 30 aristas, 20 vértices.
  • el cubo presenta: 6 caras, 12 aristas, 8 vértices.
  • el rombododecaedro presenta: 12 caras romboidales, 24 aristas, 14 vértices.

Las formas cristalinas más frecuentes son en total 3:

  • el octaedro
  • el dodecaedro
  • el cubo

Existen también unas formas cristalinas particulares que se llaman formas en macla. Se trata de dos o varios cristales que se reunieron y se juntaron, y que se interpenetran. Este tipo de piedra presenta muy a menudo ángulos entrantes.

Otras formas cristalinas del diamante no son utilizadas en joyería sino únicamente en la industria, podemos citar por ejemplo: el bort (o boart), el shot bort, el carbonado, la framesita, la stewartita, etc…

Abrir el chat